26 ago. 2012

Lo que quede

- No, Jorge, no. Nuestros nietos no vivirán mejor, pásame el alicate. Puede que el futuro sea mejor pero los beneficios de la ciencia no se van a repartir entre todos. Nuestros nietos no lo verán, ese no, el rojo. A lo mejor sobrevive alguno pero, en general, los que disfrutarán ese mundo serán los descendientes de los ricos, que ya no se acordarán de los que se hayan quedado en el camino, ¡puto alambre! ¿O acaso nosotros nos acordamos de todos los pueblos masacrados en el pasado cuando alabamos el progreso actual? Ya está. ¿Cuántas hambrunas han cribado la población hasta hoy?
- No te explicas, Paco, eso pierde aceite.
- Será la junta. La cosa es fácil. Casi todos vivirán más y mejor, pero no serán nuestros tataranietos los que lo verán, habrá que cambiársela, a ver si luego quiere pagarla. ¿Qué crees que podemos hacer nosotros con lo que ganamos trabajando? Podemos disfrutar un poco de tiempo libre y creer que vivimos bien, la llave del doce, pero tú dices que si te salen gemelos uno tendrá que ir en pelotas porque no te llega el sueldo. En cambio si fueras rico, podrías tener una docena de hijos ¿no? Esto no sale.
- ¡Buff! No me gustaría. Mi abuelo tuvo catorce y la mitad le salieron alimañas que casi acabaron con él y con la abuela, ¡hala!, salpica más. Cuando aquello los hijos eran una ayuda pero ¿ahora? Es mejor tener un par de ellos pero bien criados. De estas no tenemos, habrá que pedirla.
- Y eso no es todo. Aunque tengamos nietos, no tendrán acceso a las curas contra la vejez, ¡puta tuerca! A ver si me explico. Los descendientes de los ricos actuales serán casi inmortales y libres de trabajo. Tendrán cualidades especiales porque la medicina ya no sólo curará sino que podrá mejorar la herencia genética. Pero será exclusiva, mira a ver allí, será cara, y a los demás ¡que nos den! Dame un poco de grasa, a ver si así la suelto de una vez, y para ellos la historia habrá sido sobre todo un progreso porque habrá conducido a su paraíso terrenal.
- Toma. ¿Inmortales? Tú deliras. ¿Dónde hay trapos? Hay quien dice que uno se reencarna en descendientes lejanos. Tardará unos días en llegar. ¿Te imaginas que no te mueras, y que luego te encuentres contigo mismo cuando nazca un tataratataranieto? Oye, ¿y si le ponemos esta?
- No creo que se dé cuenta, está casi nueva. Eso son patrañas. Además tú no lo conocerás. ¿Qué crees que harán con los nuestros? Con máquinas serviciales para todo, la mayoría no será más que un estorbo consumiendo los recursos naturales que queden. Ya se encargarán de engañarles, o de que que sean estériles. Límpiala un poco. Pero no te preocupes que tú no te encontrarás contigo mismo en el futuro. Ya vale. Lo que quiero decir es que la humanidad no evoluciona en conjunto sino que se sigue seleccionando como en la selva.
- Pues van a sobrevivir los más cabrones, bueno, con tu permiso.
- ¡Eh! ¿Qué has querido decir con eso? ¡Que lo de la junta vieja ha sido idea tuya! Además yo no puedo elegir. Aquí el que no corre vuela. ¿No ves que nos condenan a ser listillos? El que no roba no aguanta ni dos días en el negocio. Es un mundo de locos cabrones. Por eso el que sobrevive es el más cabrón. Y los más ricos y poderosos, son los más cabrones de todos. ¡Puta tuerca de mierda!... ¡aahg!... ¡Ahora! ¡Joder!. Cuanto más tienen más quieren. Como en el Monopoly.
- O sea, lo que yo digo. Que los mejores nos moriremos de asco.
- No. Nos moriremos distraídos como niños con la dichosa tele.
- O en el campo de fútbol, de un infarto.
- ¡Eh! Menos guasa. Del partido del otro día ya hemos hablado bastante.
- No si está claro.
- Lo que está claro es que no ganan los buenos. Aquí manda el dinero y la indiferencia. Cada vez más. Y los que queden en el planeta serán los psicópatas más avariciosos que haya dado el mundo. Coge esto. No se evoluciona a mejor. ¿Entiendes? En el futuro habrá lo que quede.
- Y nosotros somos lo que ha quedado hasta hoy.


---



---



Ideario       Propuestas        Mediateca        Artículos relacionados      Datos relevantes

CiberFirmas: mucho más que pulsar un botón                                     Contestación social

.

No hay comentarios: